Home » Projectos » Unámonos Contra la Transfobia » Somos Familia – Patrick Braila, ACCEPT Romania

Somos Familia – Patrick Braila, ACCEPT Romania

Patrick Braila (él)
Co-presidente de la Asociación ACCEPT, la organización LGBTI + más antigua de Rumania

Patrick Braila es un activista trans y director de cine que vive en Bucarest, capital de Rumania. Desde 2013, ha estado trabajando en la construcción y el fortalecimiento de la comunidad trans en Rumania.

En diciembre de 2018 se convirtió en co-presidente de la Asociación ACCEPT, la organización LGBTI + más antigua de Rumania.

Me siento con Bianca, su madre y el compañero de su madre en la pequeña biblioteca de la oficina de nuestra organización, en una mesa redonda. Bianca tiene 19 años. Su madre está tan enojada que podría arrancarme la cabeza. Su compañero, un ingeniero que se presenta con orgullo, actúa como la figura patriarcal de la autoridad, forzando sus opiniones sobre su familia. Quieren que yo, o cualquiera en realidad, se haga responsable de que su hija sea trans. Ambxs se niegan a escuchar argumentos médicos, sociológicos, personales sobre la identidad de género. Quieren saber quiénes fueron lxs médicos que le permitieron a Bianca iniciar la TRH, quienes “le dijeron que era trans”, para desafiarlxs. Gritan, gritan, creen que somos abominaciones.

Conocí a Bianca por primera vez en el grupo de apoyo para personas LGBTI + que se celebra todos los viernes por la noche en nuestra organización, ACCEPT. Era extremadamente tímida y hablaba mucho de que no había salida, excepto el suicidio. De alguna manera, encontró la fuerza para continuar asistiendo al grupo de apoyo y luego se unió al grupo de apoyo para personas trans.

Poco a poco comenzó a usar su nombre femenino y sus pronombres. La vi de nuevo unas semanas después y había algo en ella. Había una luz en sus ojos, un aura rodeándola, estaba relajada y alegre. Y luego ella confesó que comenzó HRT. Pero su madre se enteró, y el infierno se desató, dando como resultado el encuentro de la mesa redonda.

Caín me llamó un domingo para decir que sus padres estaban furiosos y le cortaron el pelo. Esa era su idea de cómo deberían castigar a su hijo trans. Preguntó si podríamos encontrarnos todxs. Me senté con ellxs ese domingo por la tarde, y después de 3 horas me fui con un masivo dolor de cabeza, pero parecían ser más receptivos. Solo parecían serlo.

Caín tenía 15 años en ese momento y aún así no le permitieron comenzar la transición. Luchó contra la disforia y la depresión durante los siguientes 3 años, perdió un año de clases y trató de llegar a un acuerdo con sus padres. Cumplió 18 años, fue a ver al endocrinólogo, compró testosterona ilegal en línea y presencié el día más feliz de su vida, tal como él lo dice, el día de su primer inyección de testo.

Ni la familia de Bianca, ni Caín aceptan su transición.

Peter tiene 22 años y, cuando salió como trans, su padre lo golpeó y lo echó de su casa; ahora vive con su novia.

Lo mismo le sucedió a Andrei, que ahora trabaja en una tienda de ropa para mantenerse a sí mismo.

Alejandro fue arrastrado por su madre para que le realizaran pruebas genéticas con un valor de 1000 euros (dos meses de sueldo en Bucarest), para demostrar que “él es una niña”.

Amelie se fue de su casa para vivir sola y mantenerse sola, y está esperando cumplir 18 años para cruzar todo el país hacia Bucarest y obtener su receta de hormonas. Ella no quiere abandonar la escuela y se está preparando para sus futuros concursos de robótica.

Me he estado reuniendo con gente como Bianca, Caín, Peter, Andrei, Alejandro y Amelie durante los últimos 6 años. Compartimos dolor, consejos, comida, inyecciones de testo y ropa. Nos apoyamos mutuamente. Somos familia y me siento apabullado por su fortaleza.

En Bucarest, la capital de Rumania, el único endocrinólogo que nos vería se ha mudado a Italia. Compramos nuestra testosterona en sitios web que venden esteroides; es nuestra única fuente. No existen protocolos médicos para la transición ni leyes de reconocimiento legal de género.

Somos invisibles y cuando nos levantamos, nos enfrentamos al rechazo, a la intimidación, al odio. Pero somos una familia.

Y luchamos. Formamos un grupo de defensa trans con todos lxs activistas trans a lo largo del país, para establecer estrategias y actuar juntxs. Reunimos a las comunidades en ciudades fuera de Bucarest, les enseñamos cómo actuar con profesionales médicos y legales para encontrar apoyo en sus transiciones. Golpeamos las puertas de las autoridades para recordarles que estamos aquí y les ayudamos a tener los conocimientos y las habilidades para respetar nuestros derechos. Realizamos talleres de resiliencia. Hablamos con (y educamos a) los medios de comunicación para contar adecuadamente nuestras historias. Vamos al Orgullo y orgullosamente agitamos nuestra bandera. Nos reímos y estamos preparadxs contra el movimiento anti-género, conscientes de que sus acciones son como una pobre broma  en comparación con nuestras luchas.

Estamos creciendo, porque somos familia.

La Asociación ACCEPT Association es la primera organización no gubernamental de derechos humanos en Rumania que promueve los derechos LGBT a nivel nacional

Las prioridades de ACCEPT son el cabildeo y la promoción, la lucha contra la discriminación, la educación y la salud. Las actividades de cabildeo y defensa incluyen: influenciar las leyes y políticas públicas que afectan a las comunidades LGBT; cabildeo para una legislación contra la discriminación; y litigios estratégicos. Las actividades de salud incluyen la creación de la Educación sobre salud sexual para maestros y consejeros escolares y la recopilación y difusión de información sobre salud sexual, VIH / SIDA y la comunidad LGBT. La actividad de los medios incluye: controlar la cobertura de los medios de comunicación rumanos de la comunidad LGBT y enviar comentarios diarios, así como información útil a los periodistas sobre cómo tratar este tema de manera profesional y no discriminatoria; y crear campañas para reducir la fobia LGBT, educar al público en general y aumentar la conciencia política durante el Orgullo de Bucarest y el Mes de la Historia LGBT. El desarrollo comunitario implica: apoyar a los grupos LGBT y LGBT para que se registren como ONG y brindar apoyo para el desarrollo organizacional; apoyando la acción directa de las organizaciones de base para aumentar la conciencia política de la comunidad LGBT; y, desde 2011, organizando el Mes de la Historia LGBT, un festival anual que promueve las historias personales y la cultura de los derechos humanos.